Tweet War

Desde los tweets de Trump del pasado domingo amenazando con imponer nuevas tarifas a China, los mercados de valores han retrocedido desde niveles cercanos a sus máximos históricos, con el S&P 500 bajando un 3,5% durante la semana. A pesar de que tanto factores técnicos como la volatilidad inherente por encontrarnos en plena temporada de publicación de resultados puedan haber tenido cierta influencia, el mercado claramente ha reaccionado de forma negativa a estos tweets, asignando una probabilidad más alta a una falta de acuerdo entre los EE. UU. y China.

Nuestro principal escenario continúa siendo que finalmente se alcanzará un acuerdo antes de las elecciones de EE. UU. el próximo año, proporcionando al presidente Trump  una victoria política muy visible que presentar a su electorado. Además, no creemos que esté realmente dispuesto a sufrir las consecuencias de una guerra comercial en toda regla con China, lo que ciertamente implicaría una recesión global y un mercado bajista, a fin de asegurar una ganancia estratégica a largo plazo para los Estados Unidos. (consulte nuestra publicación sobre el tema https://www.morawealth.com/es/guerra-comercial-o-tercera-guerra-del-opio/)

Por lo tanto, lo que estamos presenciando en estos días no es más que una continuación de las tácticas de negociación que ha utilizado el presidente Trump desde que comenzó la batalla con China (ver gráfico más abajo): mientras que la bolsa americana continúe su senda alcista, y sólo China se vea afectada por las tarifas, se continua aumentando la presión. Si por el contrario, los mercados caen, uno se vuelve conciliatorio y ofrece una tregua para negociar. Y dado que la economía de Estados Unidos registró un sólido primer trimestre y las bolsas rozaron los máximos históricos, tuvimos los tweets del fin de semana.

El riesgo, como en los inicios de cualquier guerra, es que haya un error de cálculo y el resultado termine causando una gran destrucción en ambos bandos. Sin embargo, el riesgo de inversión tiene dos caras, ya que también puede que finalmente se llegue a una resolución del conflicto, y los mercados de valores suban. En este caso, es importante tener en cuenta que el impacto económico de los aranceles requiere tiempo, y que éstos se pueden revocar tan rápidamente como se imponen. Como nosotros pensamos que al final prevalecerá el sentido común, seguimos asignando una mayor probabilidad a la posibilidad de que se alcance un acuerdo.

Además, desde el punto de vista de la valoración, con los tipos de interés y los niveles de inflación actuales, la bolsa sigue siendo relativamente atractiva y no vemos ninguna razón para reducir aún más nuestra asignación actual a los activos de riesgo.

Fernando de Frutos, MWM Chief Investment Officer

 

* Este documento es puramente informativo y no constituye recomendación de compra de los activos financieros mencionados en el mismo. Ninguna información contenida en este artículo puede ser considerada definitva, dado que el objeto sobre el que se informa está sujeto a cambios y modificaciones).

Rendimientos pasados no garantizan rendimientos futuros, y en ningún caso la información vertida en esta página web pretende sugerir que rendimientos establecidos en este documento se obtendrá en el futuro.

La información ofrecida por MWM sobre el estado, desarrollo o evaluación de los mercados o activos específicos no debe interpretarse como un compromiso o garantía de rendimiento. Al respecto, MWM no asume ningunaresponsabilidad por el rendimiento de estos activos o mercados.

Los datos sobre inversión, rendimientos y otros aspectos se basan en o derivan de la información de fuentesconfiables, generalmente a disposición del público, y no representan un compromiso, garantía o responsabilidad deMWM.

Deja un comentario